Close

EDUCACIÓN CON VALORES

Los procesos educativos, que son articulados a una secuencia cognitiva etaria y que en Ecuador se implementan bajo el marco legal del Sistema Nacional de Educación y del Sistema de Educación Superior, están sujetos a cambios significativos con el avance de las tecnologías y de los paradigmas educativos.
Ya no se educa al estudiante, sino que se lo forma y de la transmisión memorística cognitiva, se pasa a metodologías sistémicas holísticas del constructivismo, aplicando el trabajo colaborativo y aprendizaje significativo, realidad virtual y aula invertida, capacitando en razonamiento lógico, pensamiento crítico, educación estética, artística y deportiva o educación para la salud. Creando aptitudes y fomentando destrezas para una independencia y autonomía funcional, emprendimiento e innovación del ser humano en cualquiera de sus niveles del aprendizaje.
Estos procesos no servirían de nada si no se forma al niño, al joven, al adulto, en una cultura de respeto, paz, orden y disciplina, y esto solo se puede lograr, fomentando y modelando desde el hogar, aulas y sociedad toda, una cultura de valores humanos y principios ciudadanos, que son inmutables a la especie y al bienestar común.
Después de una década de decadencia social, la corrupción se ha mimetizado en la epidermis de la sociedad, parece normal la irregularidad y la corrupción. Pedir dinero a cambio de sacar un trámite del fondo para ponerlo primero, es parte del sistema. En el servicio público se pretende legalizar los regalos, las propinas, las gentilezas, la entrega de dinero, como parte de la gestión. Se crean dificultades para vender soluciones.
Se sostiene que “no importa que roben, pero que hagan obra”, lo que constituye una aberración jurídica y moral, a la vez que una apología del delito. Falsificar documentos para obtener títulos o credenciales, parece práctica normal. Las autoridades y los ciudadanos, deben hacer consciencia que, solo cambiando esta mentalidad, se puede cambiar a la sociedad. La educación con valores, que incluyan ética, moral, urbanidad y buenas costumbres, se hace indispensable.