Close

LO PÚBLICO Y LO PRIVADO

La principal división del derecho por su ámbito de acción dentro del sistema jurídico, es en derecho público y derecho privado. Al derecho público corresponde normar las relaciones de los ciudadanos con los poderes públicos y de los poderes públicos entre sí; y el derecho privado es la rama del derecho que trata preferentemente de las relaciones entre particulares. En derecho público solo se hace lo expresamente permitido en la ley y en derecho privado se puede hacer todo lo que no esté expresamente prohibido.
En Ecuador de un tiempo a esta parte, la palabra “privado” usada para representar a sectores que se regulan por este tipo de derecho, causa berrinches y alharaca por el criterio ideológico sectario de fanáticos que se oponen a la libre empresa y que sostienen que corresponde al Estado el satisfacer todos los derechos y necesidades de los ciudadanos. Para tratar de eliminarla o invisibilizar al sector, cambian la denominación de “privada” por “particular”.
Existen derechos constitucionales como el de educación, salud y bienestar social que deben ser satisfechos de manera obligatoria e inexcusable por el Estado en el campo del derecho público, para lo cual crea y financia a instituciones públicas para brindar dichos servicios gratuitos para el usuario, pero no es que estos servicios no tengan costos, sino que la operación que genera el servicio es pagada por el Estado con los recursos, impuestos y contribuciones de todos los ciudadanos. Esto no significa que no puedan ser brindados u ofertados por el sector privado en el campo del derecho privado, dentro del cual los costos del servicio son pagados directamente por el usuario, respondiendo a los derechos constitucionales que garantizan la libertad de contratación, libertad de asociación, libertad de trabajo, libertad de ejercer actividades económicas legales, libertad de elección del tipo de educación para sus hijos, etc.
El gobierno ha dicho que auspicia la activación y aumento de la inversión privada en la economía nacional, por lo que mal haría en desincentivarla ahora que el Ecuador tanto la necesita.